2 de Marzo en el Teatro Colón

Imaginen conmigo un grupo de clérigos errabundos, renegados y desertores en la Europa medieval del siglo XIII, reunidos en una fogata al margen del camino, relacionándose con juglares quienes con sus instrumentos recitan poesías profanas sobre critica social, la alabanza a los placeres mundanos y otros temas “marginales”. Estos clérigos recibían el nombre de goliardos y dominaban a la perfección tres cosas: el latín, la poseía y la música.

Los Cármina Burana (cantos profanos de Beuren) conforman una colección de cantos predominantemente latinos, pero también latino-alemanes y franceses que cantaban los goliardos o vagantes durante los siglos XII y XIII, y que fueron hallados en un monasterio de Bavaria en el año 1803.

Coinciden en su creación en el tiempo del ciclo literario céltico-cristiano del Grial, de ahí que no resulte extraño que la mejor versión cinematográfica de la leyenda de Arturo, Merlín y la leyenda del Grial, “Excalibur”, haya recurrido en su banda musical a los “Cármina Burana” (Una confusión bastante común es pensar en los Carmina Burana como banda de sonido de la profecía, no obstante no es así, la misma es el Ave Satanis, ganadora del Oscar)

El espectacular Carl Orff realizó una selección de los temas más representativos: lo inconstante de la suerte, la primavera y sus múltiples manifestaciones de vida; la embriaguez, el sarcasmo, la ridiculización y los placeres sensuales.

Carmina Burana es una cantata, palabra italiana que define a una creación musical con coros, voces solistas, orquesta y cuyo contenido temático puede ser profano o religioso. Carl Off subtituló su obra “Canciones profanas para solistas y coros con acompañamiento de instrumentos e imágenes mágicas.”

Musicalmente, el uso del gregoriano nos transporta a la edad media, asistido por espectaculares percusiones y tambores que nos empujan a un mundo no solo medieval sino fantástico e irreal. La línea musical consta con pocas armonizaciones, no obstante, no carece de complejidad.

La obra empieza con una vigorosa llamada coral a la diosa del Destino.

La primera parte consiste en la celebración de una fiesta que se da en primavera, cuando despierta la Naturaleza, una de las fuerzas cuya acción fortalece al hombre en su lucha contra el destino haciendo mención al abrazo de una bella mujer.

El carácter hedonista de la obra se mantiene en toda su duración, detalle no ajeno a la personalidad de Orff.

En la segunda parte tienen la palabra los hombres reunidos en una taberna que expresan distintos pesares.

La tercera parte está dedicada al amor. El hombre y la mujer se confiesan la inquietud que embarga sus almas, atraídos por la hermosura y el deseo de encontrarse mutuamente. Después de manifestarse en un violento rapto de amor, sigue el imponente homenaje del “Ave Formossisima”, el himno a la diosa del Amor, la rosa y luz del mundo. Sin embargo, una vez alcanzado este punto culminante, se produce un cambio de clima, una fatal claudicación, y el coro inicial “Oh Fortuna” comenta nuevamente el sometimiento del género humano a los designios inapelables del poderoso e inmisericorde destino”.

Estrenada en Frankfurt en 1937 representa la obra mas conocida del autor. Solo necesito apenas los segundos iniciales para transportarnos hacia un mundo de antaño, mágico y fantástico.

La cita es el jueves 2 de Marzo a las 20 hs en el teatro Colon, para vivir sin dudas una noche de música indispensable.