He escuchado decir que Roma es la cuna del arte y dela cultura occidental, en gran medida. Sin embargo, confieso que he usado aquella premisa más como una frase hecha que por conocimiento. Tuve oportunidad de conocer la mítica ciudad en un viaje hace algunos años y puedo decir que Roma fue la ciudad que menos me impactó en comparación con otras capitales. Pero hace poco más de un año, me entretuve con este libro, por fortuna, ya que no es el tipo de literatura que suelo disfrutar. Luego de su lectura, no existe otro lugar al que quisiera viajar con más ansias.

No es un ensayo de historia de la ciudad simplemente, mejor dicho, Hughes recorre cientos de años desde el ángulo de las artes. Algo de música, pintura, escultura y arquitectura moldean detalladamente los acontecimientos más importantes de Roma. El texto se encuentra ilustrado por las obras que son mencionadas en el texto, al estilo La Historia del arte de E. H. Gombrich. Tiene además una sensibilidad especial para contarnos cómo vivía la gente de la ciudad en cada período, cuáles eran sus costumbres y que sucedía en las calles. Se encuentra plagada de anécdotas maravillosas, muchas involucran autoridades religiosas de antaño. Como aquella que adjudica el nombre del hotel más antiguo (que hoy en día se puede visitar en una esquina de la plaza Campo dei fiori) al amorío precariamente guardado en secreto que el papa de esos años tenía con la dueña de la casa.

Si bien el cristianismo tiene una parte importante en este caso, el autor lo trata como un aspecto cultural más, como un verdadero observador externo. Por eso no puedo dejar de mencionar que no es una obra de turismo, en donde el autor narra en primera persona sus sentimientos ante el viaje y sus impresiones; así lo hace Dante en su Vida Nueva y Cartas, o Julio César en La guerra de las galias. Tal vez la objetividad esté relacionada con su nacionalidad australiana y a que es un hombre de hoy contando cosas de ayer.

En hecho que atrajo en mayor medida mi interés fue el asombroso laberinto arquitectónico. Es inusual encontrar textos que traten el tema de una forma coloquial y atrayente, con tanta explicación simbólica. Hughes nos lleva a recorrer a pie todos los barrios de Roma, nos indica que calles ya no existen y por qué, plazas, templos, fuentes, esculturas, pinturas…

Patronio